Hace aproximadamente 35 años un grupo de niños de un barrio cercano al pueblo, fue llevado por su maestro y las hermanas misioneras de excursión al sitio denominado las totoras, ellos a su llegada observaron un maravilloso paisaje donde hay hasta la actualidad alisos, calizos, cascarillas y una variedad de vegetación.

Algo curioso de notar fue que en el lugar había una Planicie verde que les llamo la atención en la cual decidieron acampar, durante el día los niños jugaron y se divirtieron mucho junto a los adultos, al llegarse la tarde iban notando que aquella planicie se tornaba blanda y húmeda es decir empezó de aquel lugar a brotar agua volviéndose un pantano. A lo que los adultos responsables del grupo buscaron partes duras por las que debían cruzar los niños apresuradamente llevándose un gran susto de lo que pudo ser una tragedia.

Anuncios